Si mirar por el ojo de buey es aburrido, es hora de probar algo nuevo.

En un mundo ideal, todos podríamos teletransportarnos (Tesla, hola) o al menos volar en aviones privados. Pero, por desgracia, volar sigue estando lejos de ser lo más agradable. Incluso el wifi sigue considerándose un lujo a bordo. Pero hay un resquicio de esperanza.

 

He aquí cómo hacer las horas de vuelo con más seguridad.

Ver películas

Un vuelo es una buena manera de ponerse al día con los últimos éxitos de taquilla, así que vea al menos un par de estrenos de alto nivel. Las compañías aéreas concienciadas suelen tener un sistema de entretenimiento a bordo digno de los muchos cientos de películas que hay, algunas de ellas nuevas. Por supuesto, puede que acabes con un modelo antiguo y no tengas tu propia televisión en el avión. Pero esto es raro, y ocurre sobre todo en los vuelos nacionales.

Pagar con tarjeta de débito: Todas las compañías aéreas baratas cobran a los clientes una tasa de tramitación de pagos, que cubre los costes en que incurren al aceptar los pagos con tarjeta de crédito.

 

Observar a otras personas

A bordo encontramos todo tipo de personas con sus propias costumbres e idiosincrasia. Podrás conocer a famosos, creativos o simplemente gente escandalosa. Unas horas a bordo pueden ser un momento emocionante.

 

Aprender una palabra extranjera

¿Por qué no emplear el tiempo de forma productiva? Nunca es tarde para aprender un idioma extranjero. Saber algunas frases en el idioma del país al que se viaja es una buena manera de caer bien a los lugareños y de mostrar su interés. Puedes empezar con un simple saludo y preguntas esenciales como «¿cuánto cuesta?», «¿puede hacerme un descuento?», «¿dónde está el baño?». Lleva un pequeño libro de frases y utilízalo cuando te aburras.

 

Dormir por fin

En serio, ¿cuándo más tendrías tanto tiempo libre? Teniendo en cuenta que la mayor parte del tiempo los últimos días antes de un vuelo se dedican a prepararse, apenas queda tiempo para dormir. Entonces, ¿qué pasa con los que sufren de aerofobia y pasan la noche antes de un vuelo con miedo? Y son bastantes: alrededor del 15% de la población adulta.

El ambiente a bordo es arrullador; lo principal es cuidarse y comprar una cómoda almohada de viaje, tapones para los oídos o auriculares con buen aislamiento acústico y un antifaz para dormir. Siempre puedes pedir a los auxiliares de vuelo un edredón.

 

Limpia tu teléfono

Deshacerse de miles de fotos iguales, muchas de ellas borrosas, no es una tarea fácil. Casi nadie quiere limpiar el desorden en casa. No es de extrañar que uno de los pasatiempos favoritos de los pasajeros de las aerolíneas sea eliminar las fotos innecesarias de la película. Además de liberar espacio en tu teléfono, limpiar el carrete te da la oportunidad de tropezar con fotos de archivo y sentir nostalgia por el pasado.

 

Escuchar podcasts

Si los libros y los programas de televisión ya te hacen daño a la vista, pásate a los podcasts. Todo lo que necesitas es un smartphone, auriculares y clips de audio pre cargados. Historias inspiradoras de personas de éxito, mejores prácticas, tecnología, humor… hay material suficiente para todo el vuelo. Pre cargados piloto Alekséi Kochemasov, habla con expertos en aviación. 6 Minute English es bueno para los que quieren aprender algunas palabras extranjeras. Hay un buen podcast de NORM sobre cómo cambiar tu estilo de vida a mejor.

 

Terminar el libro

¿No ha tenido tiempo libre para concentrarse en Guerra y Paz? ¿Todavía no ha llegado a la lista de libros de autodesarrollo imprescindibles? Pues ya es hora de que lo hagas. Un vuelo largo sin Wi-Fi es el momento perfecto para terminar ese libro que empezó hace seis meses. Para no cargar el equipaje de mano con peso extra, puedes llevar un libro electrónico, por ejemplo, con pantalla de tinta electrónica y antirreflectante (la tensión en los ojos será mucho menor).

 

Planificar su itinerario

A bordo de un avión siempre existe esa atmósfera especial e inspiradora. Y no importa si alguien está pateando el respaldo de su asiento o mordisqueando un «sabroso» sándwich de salchicha: según las investigaciones, éste es el tentempié favorito de los rusos en un viaje. Desvía tu atención hacia pensamientos agradables sobre el viaje que tienes por delante. Haz un itinerario y planifica el viaje para que no tengas que tener todo en la cabeza. Piensa primero qué quieres visitar, dónde ir y dónde comer.

Además, casi siempre se puede encontrar a bordo una revista de entretenimiento con información útil para los turistas sobre un destino concreto: está en el bolsillo del asiento de delante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.